jueves, 4 de febrero de 2010

Plan de estabilización de 1959.

Desde mediados de los años cincuenta parecía evidente para todos que el modelo autárquico de desarrollo de la economía española estaba agotado. El crecimiento económico de España no podía hacerse sin contar con el exterior: España necesitaba importar productos energéticos y bienes de equipo.

Así, la reanudación de la industrialización, implicó la creciente importación de estos productos, por lo que la balanza comercial española tuvo un saldo cada vez más negativo, al tiempo que la inflación se situaba en niveles muy elevados y los recursos financieros eran cada vez más escasos.

Ante este hecho, las autoridades españolas, diseñaron un proyecto que tenía como objetivo acabar con la autarquía, liberalizar la economía española (es decir, reducir la intervención del Estado) y permitir su crecimiento. Este proyecto cristalizó, tras unas medidas tomadas desde 1957, en el llamado Plan de Estabilización (1959). En síntesis, el plan preveía las siguientes actuaciones: 

- Fijación de un cambio estable de la peseta con las otras divisas (el cambio en relación con el dólar se fijó en 60 pesetas, lo que en la práctica significaba una devaluación de la peseta); 
-Reducción del gasto público y congelación del sueldo de los funcionarios. 
- Moderación salarial para luchar contra la inflación; 
- Reducción del intervencionismo del Estado en la economía; 
- Liberalización de las importaciones y fomento de las exportaciones; 
- Estimulación de las inversiones extranjeras, excepto en industrias de guerra, servicios públicos y actividades relacionadas con la información.

Estas medidas se complementaron en 1960 con la aprobación de un arancel muy proteccionista.

El Plan de Estabilización permitió, tras una breve recesión de dos años, un crecimiento espectacular de la economía española. Entre 1960 y 1973 la economía española registró un nivel de crecimiento que sólo fue superado por Japón.

Los efectos se dejaron notar a muy corto plazo:
- En 1959 se produjo un superávit de la balanza de pagos de 81 millones de dólares. 
- Las reservas de divisas del Banco de España se incrementaron. 
- La inflación se redujo desde el 12,6 por ciento en 1958 hasta el 2,4 por ciento en 1960. 
- Incremento de la inversión exterior en España y del turismo. 
- Mejorar las condiciones de competencia en el país y la incorporación de tecnologías.