martes, 11 de abril de 2017

Salvador Moreno Fernández

Ingresó en 1903 como aspirante de Marina, logrando en 1908 el rango de Oficial de la Marina. Gentilhombre de cámara con ejercicio del Rey Alfonso XIII desde 1927. Tras desempeñar el cargo de Jefe de la Base Naval de Ríos, en Vigo, en 1933 se le asignó el mando del Buque-Escuela Juan Sebastián Elcano.

Se incorporó inmediatamente a la sublevación militar en el Arsenal de Ferrol, consiguiendo apoderarse del crucero Almirante Cervera, que se encontraba fondeado en el puerto de Ferrol controlado por oficiales, marinería y civiles contrarios a la sublevación, subió al crucero sólo y sin escolta, como así se le requirió desde el buque, consiguiendo disuadir a la tripulación y tomar él el control del mismo. Por este hecho se le concedería en 1939 la Cruz Laureada de San Fernando.

Siendo capitán de Fragata, se hizo a la mar al mando del Crucero Almirante Cervera donde tuvo gran protagonismo en operaciones marítimas del Frente Norte. La primera misión fue acudir a Gijón en auxilio de los militares ahí sublevados, estos se hallaban sitiados en los cuarteles de Zapadores y Simancas, a los que ayudaba cañoneando objetivos solicitados por ellos, especialmente en los alrededores de los cuarteles los sitiados. La eficacia militar de esos cañoneos no fue nunca muy grande, pero sí la impresión que causaban en la moral de los sitiados.

Después, pasó a mandar el crucero Canarias, dentro de las operaciones en el Mediterráneo y el Atlántico, donde también obtuvo importantes éxitos. Es de destacar que al mando del Canarias participó en la Batalla de Machichaco donde recogió e hizo prisioneros a los 20 supervivientes del bou Nabarra, que unos meses después fueron juzgados en Consejo de Guerra y condenados a muerte, pero la intercesión directa ante el general Franco del Comandante Salvador Moreno, impresionado por el valor demostrado por la tripulación del Nabarra, hizo que Franco les indultara y les pusiera en libertad en reconocimiento a su valentía.

En 1937 fue nombrado segundo Jefe de Estado Mayor de la Armada, y en agosto de 1939 fue proclamado Ministro de Marina, cargo que desempeñó en dos etapas (1939-45 y 1951-57). Fue el encargado de acometer la reconstrucción de la Armada española tras la Guerra Civil.

En su papel de Ministro de Marina, fue uno de los altos cargos del régimen que más insistió para que España no tomase parte en la Segunda Guerra Mundial. De hecho, él y el entonces Capitán de Fragata Luis Carrero Blanco redactaron en 1940 el informe que desaconsejaba la intervención española en el conflicto, y que a la postre resultó decisivo para que no se produjese.

Ascendido a Almirante en 1950. En 1951 le fue concedida la gran cruz del Mérito Aeronáutico.

Fue también caballero de la Orden de San Lázaro de Jerusalén. Fallece en 1966 y está enterrado en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando (Cádiz).

martes, 11 de octubre de 2016

Pilar Primo de Rivera

Pilar Primo de Rivera y Sáez de Heredia, fue hermana de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española. Es conocida por haber sido la fundadora de la Sección Femenina

Nace en Madrid en 1907, en una familia con seis hermanos. Su padre es el famoso dictador Miguel Primo de Rivera que ostentó el poder en la década de los años veinte. Pilar siempre mantuvo una fuerte admiración a su progenitor. 

Al ser rechazada por su hermano para formar parte de la Falange como militante, decide fundar la Sección Femenina que de siete miembros fundacionales en 1934 pasa a 2500 militantes en julio de 1936.

Con el estallido de la Guerra Civil, huye de Madrid y se instala en Salamanca dónde la Sección Femenina sigue su avance imparable, llegando a tener cerca de 60.000 afiliaciones. Compitió duramente con otra organización similar, denominada Auxilio Social, creada por Mercedes Sanz Bachiller. Finalmente la Sección Femenina absorbió a la asociación creada por la viuda de Onésimo Redondo.

Fue fiel opositora a la unificación que el General Francisco Franco, llevó a cabo. Se alió con Manuel Hedilla y la facción de los camisas viejas para llevar a cabo la oposición al plan del dictador. Franco reaccionó drásticamente u arrestó a todos aquellos que mostraron resistencia al decreto de Unificación que fue promulgado el 19 de abril de 1937. Momento en el que Pilar renuncia a la resistencia. 

Fue asumiendo poderes dentro del régimen sublevado, consiguiendo que la mayoría de las asociaciones femeninas pasasen a formar parte de la Sección Femenina. Formó parte de una nueva amenaza contra el General Franco, en la que solicitaba más poder para la Falange. Ante el silencio del Jefe del Estado, se produjeron una serie de dimisiones de las que, finalmente, Pilar no formó parte. 

Nunca llegó a contraer matrimonio y llegó a sugerirse la idea de casarla con el genocida alemán, Adolf Hitler. Procesó una gran admiración por la Alemania Nazi y se mostró tremendamente disgustada cuando España retiró la División Azul y declaró que no era un país totalitario.

Recibió en 1960 el título de condesa del Castillo de la Mota, en reconocimiento de los servicios prestados. En loa últimos años de la dictadura tuvo un papel marginal. A la muerte de Franco se abstuvo en la votación de la Ley para la reforma política. 

Se retiró de la vida pública en 1983, falleciendo un 17 de marzo de 1991 en Madrid. 


viernes, 26 de febrero de 2016

El primer trasplante en España.

Algunos quieren hacer ver que el régimen franquista fue un agujero negro en la historia de España que más vale olvidar y pasar de largo en los libros de historia pero, no es así y desde la objetividad que nos avala hoy hablaremos del primer trasplante que tuvo lugar en España, conretamente en 1965 en la ciudad Condal.

Fue el primer trasplante de riñón, llevado a cabo por los Doctores José María Gil-Vernet, Antoni Caralps y Jordi Vives, pioneros del Hospital Clinic de Barcelona. Un transplante sin las garantías médicas que existen hoy en día, cómo pudiera ser la diálisis, en la que una insuficiencia renal podía llegar a costarte la vida.

Esta operación conllevó al régimen a cambiar la Ley, avanzando junto con una Sociedad en constante cambio, para evitar así, una serie de denuncias que les fueron impuestas a raíz de la intervención quirúrgica. 

Ese primer trasplante lo recibió una mujer de 35 años y consiguió disfrutar de una larga vida gracias a esta operación. El riñón, por su parte, provenía de un cadáver. “Estaban esperando el fallecimiento para poder extraer, porque no es como ahora” recuerda Alcaraz. Una vida salvó otra. Y es que, tal y como ha recordado Antoni Caralps, uno de los cirujanos que intervino, ahora ya nonagenario, “esa mujer hubiera muerto ya sino la hubiéramos trasplantado. La emoción y los nervios durante aquella operación inundaban los momentos previos a la operación. “Tuvo que ser algo incomparable” sentencia el doctor Alcaraz.

Fuente: La Ser