miércoles, 15 de mayo de 2013

Aeropuerto de Madrid- Barajas.

Barajas comenzó siendo un aeropuerto militar, pero tal día como de hoy hace ochenta años (1933), tomaba tierra en Madrid el primer vuelo comercial. Operaba el vuelo la compañía estatal Líneas Aéreas Postales Españolas (LAPE), la futura Iberia.

Las primeras líneas regulares enlazaban Barajas con las ciudades de Barcelona y Sevilla por 150 y 125 pesetas respectivamente.


Pronto, las necesidades de las nuevas aeronaves obligan al aeropuerto a realizar reformas sucesivas, la primera de las cuales es la construcción de la primera pista pavimentada en 1944, con una longitud de 1.400 metros.

A mediados de los años cincuenta, por Barajas pasaban medio millón de pasajeros anuales. El Aeropuerto sigue creciendo y se adapta a las nuevas necesidades. En 1954 se acomete la construcción de un nuevo terminal, lo que se conocerá en el futuro como el Terminal Nacional, hoy Terminal T2. El terminal de pasajeros se verá completado con un terminal de carga y con estacionamientos de aviones cargueros.

En 1965, Barajas pasa a llamarse Aeropuerto de Madrid - Barajas.

En el decenio de los setenta, que comenzó con la llegada de los Jumbos, el tráfico se duplica ampliamente hasta rebasar los cuatro millones de pasajeros al año. En 1971 se inicia la construcción de un nuevo terminal de pasajeros dedicado exclusivamente al tráfico internacional, hoy conocido como Terminal T-1.

Seguidamente a la inauguración del Terminal Internacional se construye el entonces denominado Terminal Norte para uso exclusivo del Puente Aéreo Madrid - Barcelona, con el innovador concepto de "llegar y volar". La compañía aérea Iberia fue pionera en este servicio, que inaugura en 1974. En la actualidad este concepto se sigue utilizando, disponiendo de su propio espacio dentro de la terminal.



Hoy en día es uno de los principales puntos de entrada de turistas en España. Su corta distancia con el núcleo urbano, le convierte en una pieza fundamental de nuestro sistema turístico, lo que supone para el viajero comodidad y ahorro de tiempo y dinero en los desplazamientos. Madrid - Barajas tiene un peso muy importante en la economía madrileña y española, ya que estimula todo el tejido económico regional, facilitando el crecimiento de las empresas y el aumento del turismo.