sábado, 13 de agosto de 2011

Ayuda Externa.

Durante el transcurso de la contienda civil en España, ambos bandos recibieron ayuda de potencias extranjeras para sobrellevar mejor la lucha fratricida que estaba teniendo lugar y de paso ser campo de prácticas de la guerra mundial que se estaba gestando. Así, la España del Frente Popular recibió ayuda por parte de la URSS y de su homólogo francés.

Cartel editado en Santander en agradecimiento al auxilio militar de la Legión  Cóndor.


La España Nacional de Francisco Franco contó con la ayuda mayoritaria de la Alemania Nacional- Socialista y la Italia Fascista, naciones hasta entonces respetadas por su loable labor social y económica. Los germanos salían de una derrota militar de la Gran Guerra (1914-1918) y la recuperación que experimentó fue de las más importantes del siglo XX, junto con la de EE.UU. de Franklin Delano Roosevelt (New Deal) y la Italia de Mussolini que nada más hacerse con el poder tuvo que hacer frente a una crisis económica que hubo de superar a costa de grandes recortes. Y en menor medida de Portugal o Argentina.

Puesto en antecedentes sabemos que es el Bando Nacional el que acude primero a Italia, a través de Luis A. Bolin, corresponsal del ABC en Londres. Es recibido el 22 de julio del treinta y seis por el ministro de asuntos exteriores italiano (Conde Ciano), quien le promete una gestión ante Mussolini. Italia decide inicialmente denegar la ayuda.

El caso de Alemania es parecido. Las primeras noticias llegan a Alemania el 23 de julio. El embajador germano en París, informa de la intención de Francia de entregar armas y equipamiento bélico. Al día siguiente, después de dos telegramas, llega Arranz, emisario de Franco, pero los altos mandos del ejército alemán (Blomberg y Von Beck) así como la "Wilhelmstrasse" (Ministerio de Asuntos Exteriores) consideran más oportuno no comprometer la diplomacia y deciden no ayudar a Franco esos primeros días.

En el caso frente populista, deciden acudir a Francia. León Blum, presidente de la república acepta enviar ayuda un 20 de julio de 1936. Dicha decisión tuvo un rechazo generalizado en la oposición y la opinión pública, motivo por el cual, hubo de retractarse.

Este último hecho tuvo dos consecuencias:

1.- El inicio de un tráfico de armas por parte de las potencias del Eje hacia el Bando Nacional (tenían la certeza que los franceses ya habían enviado ayuda) y su consecuente respuesta francesa, la cual consistía en una cláusula secreta de 1935, por la cual le vendía armas a la república por 25 millones de francos, quedando justificada la ayuda francesa al bando frente populista. 

Así, el gobierno del Frente Popular compra 26 cazas Dewoitine 371/372; tres Dewoitine D-510 y cinco Loire 46C. Además de 34 Potez 25 de asalto y 20 bombarderos Potez 54; cuatro Bloch 200, dos Bloch 210 y 16 Gourdou Lesseure GL-32.

Miembros de las Brigadas Internacionales contendientes en la Guerra Civil Española.
Se realiza el envío a través de la Compañía privada L'Office Générale de l'air. Las primeras entregas empiezan a recibirse en agosto. El gasto final sería de 150 millones de dólares. Finalmente Francia se declarará neutral e impedirá el paso de gran parte de la mercancía bélica llegada de la URSS.

Un 20 de julio de 1936, Mussolini firmaba un acuerdo de enviar material y hombres. Cuatro días más tarde, despegan doce Savoia SM- 81 de Cerdeña, de los cuales, solo llegarán nueve. España contará con cinco aviones Savoia, tres trimotores Fokker, dos hidroaviones, dos cazas Nieuport y una escuadrilla de Breguet. (R. Salas, historia del ejército popular de la república, vol. I. Madrid, 1974, pag, 295.) También destacará el envió de militares voluntarios constituidos en la CTV, los cuales gozaron de gran autonomía hasta la derrota estrepitosa de Guadalajara.

Hitler, por su parte, decide enviar secretamente a España veinte aviones de transporte Junkers- 52, un 29 de julio.

2.- La firma de un pacto de No intervención de potencias extranjeras en el conflicto español. Un embargo de armas que nunca se llevó a término por parte de las naciones extranjeras implicadas.

La URSS no interviene hasta octubre del treinta y seis. Justamente después de denunciar que nadie cumplía el pacto de No intervención. Dicha ayuda será pagada con las reservas del banco de España, el famoso "Oro de Moscú". La Unión Soviética vendió a la República una cantidad indeterminada de armas, vehículos y material. José Mª Manrique Lucas habla de una cantidad próxima a 680 aviones, 331 carros de combate, 1.699 piezas de artillería, 60 coches blindados, 450.000 fusiles Mosin Nagant, 20.486 ametralladoras y fusiles ametralladores DPM y 30.000 toneladas de munición. España poseía la cuarta reserva de oro más grande del mundo, con un valor aproximado de 783 millones de dólares, de los que se pagaron a la URSS unos 500 millones de dólares.

EEUU no intervendrá oficialmente, no así, empresas privadas como Texaco, Ford o General Motors. Venderán aviones a la república y gasolina a Francisco Franco.

A lo largo de la contienda irán sucediéndose en los campos de batalla, tropas de voluntarias que tenían como fin la lucha contra el Fascismo. Dichas agrupaciones recibirán el nombre de Brigadas Internacionales.

PRECIO POR LA AYUDA PRESTADA.

Ojalá hubiera sido gratis la ayuda que se nos prestó, pero todo en esta vida tiene un precio, nosotros tuvimos que pagarlo DOBLEMENTE, una por el bando Nacional y otra por el bando Frente Populista.

Según fuentes del ministerio de Hacienda alemán, el importe total de la ayuda alemana al Bando Nacional alcanzó (hasta el 30 de junio de 1939) la cifra de 560 millones de marcos (del Reich), de los cuales 329 millones correspondieron a los gastos de la "Legión Cóndor".

A la cuenta alemana habría que sumar la deuda contraída con Italia y el resto de países que  intervinieron, hasta sumar un total de 700 millones de dólares. 

En octubre de 1940 quedaban aún pendientes de pago 371 millones de la cifra total. Cuando en abril de 1938 se discutía en círculos del gobierno alemán la cuestión de la ayuda financiera a Franco, el consejero Hermann Friedrich Sabatfi, del departamento de Política Económica del Ministerio de Asuntos Exteriores indicó que la ayuda alemana a España debía «ser compensada con materias primas equivalentes a divisas y con inversiones. «Para conseguir el suministro de materias primas adicionales, sobre todo minerales».

Los italianos dieron 25 años de plazo para pagar, con un interés final del 4%, dicha deuda con Italia se termino de pagar en 1967, la deuda alemana se renegocio con los Aliados a partir de 1945.

Atrás.