lunes, 4 de octubre de 2010

El toro de Osborne.


En 1956, Osborne encarga a la agencia de publicidad Azor, la creación de una campaña publicitaria. Fue el artista gráfico Manuel Prieto quien encontraría el soporte perfecto. Así nació el Toro de Osborne. El primer Toro se instaló en Cabanillas de la Sierra -en la carretera que va de Madrid a Burgos- en 1957. La valla original, realizada en una sola pieza de madera, medía cuatro metros de altura.

Los 90 Toros de Osborne están ubicados estratégicamente en las principales carreteras de la geografía española por las que transitan millones de personas todos los días del año. Están fabricados en chapa metálica, pesan 4.082 kilos cada uno y miden unos 14 metros, la altura aproximada de un edificio de cuatro pisos.

Desde el Puerto de Santa María, uno de los enclaves más bellos de Andalucía, surge un hito en la historia del diseño, convertido en un símbolo universal. Con sus más de 50 años de vida, el Toro de Osborne aúna los valores que identifican a la cultura española: auténtica, apasionada, cosmopolita, dinámica, moderna y solidaria. El Toro de Osborne fue "indultado" por el Tribunal Supremo en base a su innegable interés cultural y social.

La presencia del Toro de Osborne en medios de comunicación es permanente, representando a la España actual, moderna y con personalidad. Osborne desarrolla una intensa actividad comercial ofreciendo productos con todas las garantías de autenticidad. En paralelo, como titular único de los derechos de propiedad industrial e intelectual, dedica importantes recursos a proteger al Toro de Osborne.