sábado, 21 de agosto de 2010

Radio Nacional España.


Con la llegada de la II República, el número de personas que disponía de un aparato receptor aumentó y la audiencia de este medio se engrosaba día tras día. Además, durante esta época fueron surgiendo un gran número de estaciones locales, que engancharon a muchas personas a lo largo de todo el territorio español. Fue durante la Guerra Civil, cuando la radio se convirtió en un gran medio de propaganda política usada por los bandos enfrentados

Con el régimen franquista, José Millán-Astray y Terreros funda en Salamanca un 19 de enero de 1937, Radio Nacional de España, dependiente de la recién creada Delegación del Estado para Prensa y Propaganda. Sus estudios estaban en el Palacio de Anaya de la capital salmantina, sede de la Oficina de Prensa y Propaganda cuyos primeros directores lo fueron asimismo de Radio Nacional de España.

El primer emisor, con una potencia de 20 kW, de la marca Telefunken, fue un regalo de la Alemania Nazi al estado franquista.

A partir del 14 de junio de 1937 Radio Nacional de España asume las funciones de cabecera de la radio del bando franquista. Hasta esa fecha esa función la había venido desempeñando Radio Castilla de Burgos, la cual elaboraba la información y la propaganda que emitían todas las emisoras que iban cayendo en manos de los sublevados al Frente Popular.

Tanto radios comerciales, como privadas, conectaban siempre con Radio Nacional de España (Rne) para emitir los servicios informativos que elaboraba esta emisora, la cual, se conocía con comúnmente. Como “El Parte”.

Sin lugar a dudas, la información radiofónica es un baluarte importante que hay que cuidar y vigilar, pero la radio también es un medio de entretenimiento al que recurren las familias españolas para pasar sus ratos de ocio. Empiezan a surgir las radionovelas, que, años más tarde, sobre todo en las décadas de los 50 y 60, se convertirán en un auténtico BOOM.

Llegados a los años 40, en concreto a 1942, el gobierno crea la primera red de ámbito estatal, la Red Nacional de Radiodifusión (REDERA). Hasta ese momento, el sistema estaba conformado por tres tipos de emisoras, por llamarlo de alguna manera: las estaciones locales, que tenían poca potencia, las comarcales (de las cuales la mayoría pertenecían a lo que es hoy la Ser) y, finalmente, las que estaban dentro de la Sociedad Nacional de Radiodifusión, es decir, las de RNE.

La década de los cuarenta supuso también avances técnicos para los profesionales de la radio. En 1948, aparece la cinta magnetofónica, lo que favorecerá en gran medida la mejora en la producción de programas.

Durante estos años, el número de aparatos receptores no dejó de crecer, siendo España uno de los países europeos que más radios tenía por habitante. En concreto, y según datos de la Unesco, en 1955 había un receptor por cada 90 ciudadanos, o, lo que es lo mismo, 2.717.000 aparatos distribuidos por todo el territorio. Pero si los receptores aumentaban, también lo hacía el número de emisoras.

Así, en 1954 se constituye oficialmente la cadena Rem (Red de Emisoras del Movimiento); en 1957 se crea la Cope (Cadena de Ondas Españolas Populares) y cuatro años después, en 1961, surge la Ces (Cadena de Emisoras Sindicales.)