miércoles, 18 de agosto de 2010

La Cruz.

El máximo acierto del Monumento es la Cruz. De una forma airosa y de unas dimensiones asombrosas es un verdadero hito en el paisaje madrileño.

Las dimensiones: Altura, 150 m. sobre el nivel de su base, 300 m. sobre la explanada de entrada a la Basílica. Longitud de brazos: 47 metros. Peso de la Cruz: 181.720 toneladas. Peso de las esculturas: 20.000 toneladas. Peso total: 201.720 toneladas. Coste de la Cruz: 114.704.043 pesetas.

Composición: Un primer basamento de 25 metros de altura arranca desde la propia piedra del risco y lleva adosadas las esculturas que representan los cuatro Evangelistas. Un segundo basamento que llega hasta los 42 metros, con las estatuas que representan las Virtudes Cardinales; y, por último, y hasta los 150 metros, la Cruz propiamente dicha. 

Construcción: Dos problemas tuvo el estudio del cálculo de la Cruz: su propio peso y el efecto del viento, cuya velocidad se estimó como de 150 a 340 kms. por hora. Se decidió llegar a una estructura de hormigón armado con perfiles laminados, forrada de piedra alojando en su interior una escalera y un ascensor. Un túnel horizontal, perforando el risco desde su parte norte hasta su unión con la base de la Cruz, permitió el acarreo de los materiales para su posterior elevación.

Las estatuas que completan la Cruz: Forman la transición entre las peñas que rematan el risco de la Nava y la propia Cruz. Tanto los Evangelistas como las Virtudes Cardinales son obra de Juan de Avalos, y están tallados en piedra negra de Calatorao. Los Evangelistas tienen 18 metros de altura; en la parte anterior se encuentran San Juan y San Lucas, y mirando hacia la Sierra, San Marcos y San Mateo. Son potentes figuras, que se montaron con las correspondientes dificultades.

En cuanto a las de la zona del segundo basamento, son cuatro jóvenes que representan la Prudencia, la Justicia, la Fortaleza y la Templanza, portando su emblemas tradicionales.

Fechas: A primeros del año 1952 se hormigonó la losa que recibe los anclajes de la Cruz. En junio del mismo año se coloca la cantería hasta la cota 44,10. La hilada 57 se coloca en el mes de diciembre, y, a causa del tiempo, se paran las obras de la Cruz hasta el mes de abril de 1953. En junio de 1953 se llega al arranque de los brazos, y en diciembre del mismo año está terminado el nudo, con los primeros tramos horizontales de 2,80 metros. Nueva parada hasta la primavera siguiente, y en julio de 1954 se termina la última hilada del fuste. El 11 de septiembre de 1954 se «coloca la bandera» y se celebra una Misa en la explanada, de acción de gracias por la feliz terminación de las obras. El 19 de noviembre de 1955 quedan las esculturas terminadas y colocadas.

Accesos a la base de la Cruz: Uno arranca de la arquería de entrada, y otro cruza el patio posterior. Se unen en un mirador abierto hacia la Sierra, y de allí en adelante, continúan juntos, con tramos de escaleras, hasta la misma base de la Cruz, por su parte posterior. A la anterior, donde se encuentra el Altar de Santiago que forma un mirador sobre la explanada de entrada, se llega a través de un túnel abierto en la roca. También existe un funicular que salva los 125 metros de altura entre el aparcamiento y la plataforma final junto a la base de la Cruz.