miércoles, 28 de abril de 2010

¿Por qué Alzamiento Nacional?

Un Alzamiento Nacional es la sublevación de una parte de la Sociedad contra el gobierno del régimen político imperante. En el caso de España, el ejército no fue el único que se alzó contra el Frente Popular, tuvo un apoyo político-civil: Falangistas, Carlistas, algún que otro cedista, campesinos, productores o religiosos fueron algunos integrantes del Alzamiento. Partiendo de esta base, defenderemos la postura de que el Alzamiento Nacional no es un golpe de Estado.

Los Falangistas y requetés formaron milicias, como también lo hicieron los comunistas y anarquistas. Quienes en su mayoría fueron responsables de la mayoría de los asesinatos acaecidos con anterioridad a la Unificación del Movimiento Nacional.

Vemos pues, la parte mala y la buena. La buena, rememoremos, es el apoyo social que el Alzamiento tuvo y la mala el descontrol por parte de las autoridades. Pasó lo mismo en el otro bando donde las muerte eran indiscriminadas.

El objetivo del Alzamiento era en un principio derrocar al Frente Popular y reinstaurar un gobierno republicano moderado, pero las muertes de Sanjurjo primero y Mola segundo, hicieron que el Alzamiento cambiase radicalmente de fines. Con el ascenso de Francisco Franco a la Jefatura de Estado, la prioridad fue la vuelta de la monarquía, donde se pensó en Juan de Borbón, aunque finalmente se materializase en Don Juan Carlos I, por desavenencias políticas entre el primero y el Generalísimo. Sin embargo, el Caudillo siempre creyó en la consolidación de un sistema político sin partidos políticos, truncado por la terrible oposición que encontró en el ocaso del régimen.

Franco es elegido en Burgos, siendo proclamado, no imponiéndose él. Luego el calificativo de "dictador" creo que no se ajusta del todo, contando además que Mola aún estaba vivo. Es un régimen peculiar. Un Estado en constante cambio, donde se diferencian tres fases hasta el 75: la falangista, la católica ferviente y la tecnócrata (evolución de la segunda).

Un Golpe de Estado es un cambio político por la fuerza. Hasta ahí podrían tener razón los defensores del golpismo franquista. Pero cuando entran en juego factores de apoyo social como los que mencionábamos al principio de este texto, consideramos que ese cambio repentino tiene legitimidad y se convierte en un Alzamiento. Las frases demasiados rotundas suelen ser pegadizas y entrañan por lo mismo un riesgo, con explicaciones inconclusas y desvirtuando la naturaleza de los hecho. (Independientemente de cualquier ideología).

Franco no presentó nunca su candidatura al mando supremo, ni solicitó de los otros miembros de la Junta que le eligiesen. Tampoco rechazó el nombramiento, limitándose a no mostrar impaciencia.

La necesidad de nombrar un Jefe de Estado era esencial por aquel entonces, sobre todo, después de que Largo Caballero fuese investido como jefe de gobierno de la república. Cierto es que hubo ayudas para la consecución a la llegada de Franco al poder, sobre todo de Nicolás Franco que desempeñó una gran función en los decretos expedidos.

Lo importante es que Franco
fue propuesto para ocupar ese cargo. Algunos apuntan varios nombres como Luis Orgaz, Alfredo Kindelán o Emilio Mola (Qué tenía un gran afecto a Franco después de haberle devuelto la vida militar), en cuanto a los primeros, veían que Franco sería la persona idónea para instaurar la monarquía y no se equivocaron, salvo en el tiempo.

Franco no se conformaba con tener el mando militar únicamente, ya que, quería concentrar también la autoridad, no solo para ganar la guerra, sino para ganar la paz. El retraso de la decisión contribuyó, sin duda, al fortalecimiento de la fama de Franco, algo que contribuyó en su elección.

La Junta de Defensa fue convocada en Salamanca el 21 de septiembre del 36, a la cual, acudió Franco. Fue en uno de los barracones del aeropuerto que incluyó almuerzo. Allí se debatieron dos cosas:

1º el Mando único.
2º Directorio Colegiado. (Cabanellas prefería ésta, porque entre otras cosas, no era monárquico) No obstante, se quedó solo y cedió.

Después de liberar el Alcázar, Kindelán soltó una pequeña arenga que decía:
"Mañana tendremos en él al futuro Generalísimo, Jefe del Estado" (Franco asumió la jefatura de Estado y la presidencia de Gobierno)

Esta decisión fue refrendada por los aplausos de los cacereños. Cuando se celebró la segunda reunión de la Junta, se redactó el borrador del decreto de investidura. En él se planteaba que Franco debía ser Jefe del Estado y
"mientras durase la guerra", tranquilizando así a los monárquicos. De hecho, el Franquismo es un tiras y aflojas con los monárquicos.

La elección de Salamanca fue como la culminación lógica de una secuencia. En los discursos del 17 y 18 de diciembre del 36, viene a decir que tomó las armas no en bien de un régimen político u otro sino para salvar la Nación (El ejercicio de ésta hizo a Franco intervenir en defensa de la república durante la revolución del 34)

Franco siempre dijo que a él no le servía "y mientras dure la guerra", sino que buscaba la consecución de su ideal, llegando incluso a recortar su poder creando una Junta Técnica. En el Boletín Oficial del 30 de septiembre se comprobó que había desaparecido el "mientras dure la guerra". Yanguas Mesía, explicó años más tarde que él había intervenido de alguna manera en la revisión de las primeras disposiciones del nuevo régimen.

En definitiva, Franco nunca se impuso con arbitrariedad en el poder. No se puede considerar un Golpe de Estado, pensaba que era objeto de una proclamación como la de los grandes monarcas españoles.

No hay comentarios: