martes, 8 de octubre de 2013

Influencias de Confucio al Movimiento Nacional.

Al hablar de Confucio, los menos serios, nos llevamos la mano a la boca para disimular una ligera sonrisa por el nombre de este filósofo.

Pero a la hora de analizar la forma de Gobierno que intentó dar a conocer en siglo VI a.C., no es nada desdeñable.

Antes que Maquiavelo, Marco Aurelio, Julio César o Pericles, este reconocido pensador ya marcó una tendencia en la sociedad china de la época y en las generaciones venideras. 

El conjunto de doctrinas morales de Confucio servirán al primer emperador chino Quin Shi Huang (famoso por los soldados de Terracota) para unificar Chino. Traspasando estos sucesos a la situación actual de España, nos hace pensar que es más que nunca necesaria una unificación de todos los españoles en pro de un objetivo común.

Pero sobre todo enumeró en esencia una serie de virtudes que todo Estado debe promover, tales son jerarquía, justicia y caridad. Dedicar tiempo al estudio y la meditación y cuidar la tradición. 

Tenemos claro que sin Justicia no hay democracia; La jerarquía nos ayuda a mantener un orden dentro de una sociedad avanzada para evitar la anarquía; Siendo la caridad la que nos identifique como buenos cristianos y justos con el prójimo. El estudio nos ayudará a mantener tan alto nivel de exigencia para con nosotros mismos y no tanto la meditación como sí la tradición para no olvidar quiénes somos, de dónde venimos y a dónde poder llegar a parar.

Una frase que se repite dentro del Movimiento es "Las minorías del presente, son las mayorías del futuro". Escribir estas líneas y que las podáis estar leyendo no es sino el principio de una idea que los que crean en ella la muevan a fin de conseguir un Estado más o menos perfecto, un gobierno serio y una Sociedad justa y éticamente consecuente con sus actos.

Precisamente fue Confucio quien dijo que si el Gobernante no es perfecto, no puede exigir lo mismo de la Sociedad. Y hoy, a ocho de octubre de 2013, vemos como bajan todo tipo de beneficios sociales, el que sea, y los partidos políticos aumentan su presupuesto para 2014... Uno de muchos ejemplos.

En definitiva es la plena armonía la palabra que buscamos; Lo que él entendía como tal y nosotros llamamos JUSTO MEDIO. El equilibrio entre el exceso y el defecto. Si se consigue aplicar a las columnas que sustentan un Estado, la sociedad que construyamos sobre él será justa, independiente, formada y sobre todo, y con estas premisas, libre; La verdadera libertad, lejos de los senderos marcados por agrupaciones de todo tipo con ideas arcaicas.