lunes, 13 de mayo de 2013

Homenaje a los hermanos Machado en Madrid.

Volver.

En la fiesta celebrada en el Hotel Ritz, con asistencia del Jefe del Gobierno, general Primo de Rivera.

Fue una fiesta muy simpática, a la que concurrieron casi todos los artistas de teatro de Madrid, el general Primo de Rivera, el general Sanjurjo y muchos amigos, admiradores, autores, periodistas y literatos. Ofreció el homenaje don José Antonio Primo de Rivera, el cual leyó también las adhesiones.

Dijo el orador que se trataba de un homenaje a "dos intelectuales henchidos de emoción humana, receptores y emisores de la gracia, la alegría y la tristeza populares. Sentido y estilo de intelectuales que contrastó con el intelectual inhospitalario y frío, encerrado en su torre de marfil, ajeno, insensible a las vibraciones del verdadero pueblo".

No estaría de más subrayar que el homenaje es a los poetas, sí; pero también a los dramaturgos. Hay que acabar de una vez con esa crítica miope –y tanto más convencional cuanto más libre de prejuicios quiere aparecer– que cada vez que estrenan los Machado sólo deduce el triunfo de los poetas. No. El público que ovaciona a los Machado es público de teatro, y les rinde el tributo de su admiración porque son los dramaturgos, los constructores dramáticos quienes le emocionan y le encantan. Que son dos grandes poetas ya lo sabemos todos hace muchos años.

Hay escritores a quienes sólo se puede admirar. A otros, como Manuel y Antonio Machado, se les admira y se les ama.

Manuel y Antonio Machado dieron las gracias, emocionados, por este simpático homenaje, cuya intimidad era su mayor encanto (1).

La Nación, 28 de noviembre de 1929.
Blanco y Negro, 8 de diciembre de 1929.

_____________
(1) Una intervención similar tuvo lugar en mayo de 1935, al adherirse José Antonio al homenaje a Gustavo Adolfo Bécquer.