martes, 18 de septiembre de 2012

Nuestras posiciones.

HF| El Movimiento Nacional es fiel defensor de la idea de España como Nación y potencia mundial. Además de buscar siempre el bienestar social de todos los españoles. En nuestro blog de la democracia orgánica encontrarás textos en contra de la violencia, la xenofobia o el racismo, así como la todo tipo de desigualdad social, por lo que no se nos puede considerar extremistas, ya que basamos nuestro pensar en el respeto mutuo.

Somos seguidores de la idea que implantó el Generalísimo Francisco Franco Bahamonde, adaptando esa idea al siglo XXI.

Somos católicos, no necesariamente practicantes. Mujeres y hombres que trabajan o estudian, tienen aficiones varias y van a tomar sus copas por bares o cuidan de sus hijos. 

No obstante siempre será bien recibido cualquier tipo de persona que tenga por fin el bienestar de su pueblo y cumpla con nuestro decálogo de comportamiento, resultado de una ética y una moral a todos modos digna de personas buenas y honradas.

Lucharemos porque en nuestras filas no haya personas que busquen el enfrentamiento con otras y oculten tras su amor a España fines antisistema.

Dentro del mundo político NO podemos considerarnos:

Extremistas. No estamos alejados del centro político o del espacio social del consenso. Nuestro objetivo es la Justicia Social y el Estado de bienestar conseguido a través del plebiscito continuo de todos o en su gran mayoría de los españoles.

Derechas. Aunque la derecha política esté asociada ciertos sectores religiosos, nosotros cumplimos muy pocos requisitos para definirnos como tal. Somos conservadores pues creemos que es posible el progreso sin renunciar a nuestras tradiciones. No obstante, NO somos capitalistas, pues incluso creyendo en el libre comercio dentro de unos límites marcados (PYMES), defendemos a pies juntillas las grandes empresas nacionales que no pueden estar al servicio de intereses privados (Agua, Electricidad, teléfono, distintas energías como el petróleo, entre otras). Tampoco somos liberales, no concebimos una sociedad separada por ideas (izquierdas y derechas), no creemos tampoco en el individualismo, pues aún a pesar de ser todo ciudadano libre, no se puede construir una Nación poderosa si cada cual va por un sendero. Aunque si seguimos otros conceptos como la libertad y la igualdad como grado máximo del desarrollo del ser humano. Así como en la propiedad privada y la división de poderes que el Liberalismo también defiende, pero del que no es dueño absoluto.

Por todo ello, no somos extremistas ni de derechas, no estamos encasillados dentro de un mundo político estratégicamente organizado para que la masa social sea controlada al antojo de una oligarquía cuatrienal.

Nuestra libertad se consigue a través de un estoicismo, luchando siempre por los demás sin tener en cuenta nuestro enriquecimiento personal, a través de principios de la razón y la virtud, que no es otra cosa que actuar con cabeza.

Atrás.