lunes, 3 de septiembre de 2012

Desde Tingitana hasta el Rif.

El objetivo de este texto no es otro que el de mitigar las pretensiones marroquíes sobre un territorio que históricamente ha pertenecido a España y que bajo nuestro punto de vista está hoy invadido por este país árabe.

Mauritania Tingitana fue una antigua provincia romana situada en el extremo occidental de la costa africana del mar Mediterráneo. Se correspondía aproximadamente con la parte noroeste del actual Marruecos (abarcando también las ciudades españolas de Ceuta y Melilla y las plazas de soberanía en el norte de África). Limitaba al este con Mauritania Cesariense y al oeste con el océano Atlántico, si bien el territorio bajo su jurisdicción varió a lo largo de la vida del Imperio.

Las ciudades más importantes de la provincia eran la propia Tingis (Tánger), Volubilis (cerca de Fez) y Rusadir (la actual Melilla)

Provincia de Hispania, parte del Imperio 
A lo largo de la historia del imperio romano, hubo ocasiones que civil o militarmente esta provincia NO perteneció a la provincia de Hispania, pero sólo en ocasiones.

En lo concerniente al franquismo, defensor fiel de esta tesis fue Tomás García Figueras, ideólogo del africanismo militarista y delegado de Asuntos Indígenas en el Protectorado Español de Marruecos, es el máximo exponente, siempre justificó la presencia española en África como parte de la provincia de Hispania que en su día fue, como ya apuntamos.

Destacamos que bajo el emperador Adriano (117-138), Hispania se dividió en las siguientes provincias (imagen): Tarraconensis, Carthaginensis, Gallaecia, Lusitania, Baetica y Mauritania Tingitana. La Tingitania entonces tuvo su gobernador propio, que residía en Tánger y también recibió jurisdicción al crearse el Convento de Tánger.

EL RIF.

Lo que en su día conocimos como la Tingitana, región dentro de la provincia de Hispania, pasó luego a ser el RIF, región famosa por interminables guerras durante principios del siglo XX. Perteneció a España hasta medidados de este siglo, y fue siempre tierra de gran influencia española. Muchos de los musulmanes que escaparon de España durante el reinado de los Reyes Católicos se instalaron aquí, y desde 1912 hasta 1956 formó parte del Protectorado Español. Así se puede observar el estilo andalusí en muchos de sus edificios, el dominio generalizado del idioma español o influencias gastronómicas, como la tortilla o la paella.


Sin embargo, las tribus del Rif no se sometieron durante mucho tiempo a los españoles. Con ansias independentistas, los bereberes nunca han visto con buenos ojos que su pueblo fuera absorbido por España (Melilla y el Protectorado) y Marruecos (el resto del Rif). Durante siglo XIX y XX, esta influencia se resume con los siguientes hitos:
1.- Guerra de África (1859-1860), que finalizó con el Tratado de Wad-Ras tras la Batalla de Tetuán. 
2.- Guerra de Margallo (o Primera Guerra del Rif) (1893-1894). 
3.- Guerra de Melilla (1909) (Desastre del Barranco del Lobo). Fue originada por discrepancias en la Compañía Española de Minas del Rif. 
4.- Protectorado español de Marruecos (1913-1956): No fue hasta 1912 cuando Francia, con el apoyo de Alemania y la retirada de los intereses británicos e italianos, realizó el reparto con España de Marruecos, asignándole un territorio norte (Yebala-Rif) y otro sur (Tarfaya). 
5.- Guerra del Rif (1911-1926): la ocupación española chocó con una violenta oposición de las tribus del Rif lideradas por Abd al-Krim, que se materializó en el llamado Desastre de Annual (1921). Finalmente fue aplastada tras el Desembarco de Alhucemas (1925) con la ayuda de Francia (tropas bajo el mando del que luego sería presidente de la república, general Pétain). Esta rebelión dio lugar a una efímera independencia del territorio, la República del Rif-1921-1926- (su primer presidente fue Abd al-Krim).

Atrás.