lunes, 23 de agosto de 2010

Santiago Bernabeu: Un presidente irrepetible.


Al hablar de Santiago Bernabéu hay que hablar del dirigente más importante en la historia del Real Madrid. Todo lo que en el deporte se puede conseguir lo lograron Santiago Bernabéu y “su” Real Madrid. 

Bernabéu fue el iniciador de una obra que sus continuadores en el cargo han seguido engrandeciendo hasta situar al Real Madrid en el primer lugar del ranking mundial, y ser reconocido por la FIFA como el Mejor Club de la Historia. 

Santiago Bernabéu de Yeste nació en Almansa (Albacete), el 8 de junio de 1895. Era el séptimo hijo, el más pequeño, de los habidos en el matrimonio formado por don José Bernabéu Ibáñez, abogado, nacido en Onteniente, pero afincado en Almansa, y doña Antonia Yeste Núñez, oriunda de Camangüey (Cuba). Cuando el joven Santiago contaba cinco años de edad, se trasladó junto a su familia a San Lorenzo del Escorial (Madrid), donde sus tres hermanos varones ingresaron en el Colegio de los Padres Agustinos de San Lorenzo del Escorial. Pronto le llegaría el turno a Santiago de hacer compañía a sus hermanos en las mismas aulas. Santiago Bernabéu fue un buen estudiante a la vez que un notable futbolista.

Con 14 años abandona el internado de El Escorial y regresa a Almansa, donde se dispone a reanudar sus estudios tras el verano, pero el destino le reserva otras metas. En plenas vacaciones estivales fallece doña Antonia, madre de Santiago, y los proyectos familiares dan un giro de 180 grados. La familia Bernabéu se traslada a Madrid capital. El pequeño varón de los Bernabéu terminó el bachillerato en el Instituto Cardenal Cisneros. A partir de aquí el fútbol acapara un espacio importante en su vida.

Tras jugar unos pocos partidos con la Gimnástica Española, otro club de Madrid, Santiago Bernabéu se enrola en el Madrid, con anécdota incluida. Al principio el club madridista quería alinearle de portero, pero su hermano Marcelo, viendo las enormes cualidades de Santiago, le dijo: “O te ponen de delantero centro o no juegas”. ¡Vaya si jugó! Santiago no se perdía un solo entrenamiento del equipo en el viejo campo de O’Donnell.

Hasta la temporada 1913-14, Santiago no debutó con el primer equipo madridista. Su debut fue un rotundo éxito, convirtiéndose desde ese momento en un titular indiscutible. Bernabéu jugó en el Real Madrid durante dieciséis temporadas, excepto un breve paréntesis que tuvo que pasar en Oviedo donde fue trasladado como funcionario del Cuerpo de Hacienda. Mientras ofrecía lo mejor de su fútbol en el Madrid, Santiago Bernabéu estudió la carrera de Derecho, obteniendo excelentes calificaciones.

Una vez finalizada la carrera, abandonó el fútbol activo. Como jugador lo fue todo, menos internacional. A pesar de estar retirado y los viajes continuos de su profesión, Bernabéu no pierde el contacto con el Real Madrid.

Bernabéu triunfó plenamente al frente del Real Madrid en la gira por tierras americanas y, a la vuelta, fue elegido directivo de la Junta que presidía el marqués de Bolarque. A partir de este momento comenzó Bernabéu a realizar los fichajes más sensacionales de la historia del fútbol español. Al primero que llevó al Madrid, aunque se creía imposible, fue al extraordinario interior irunés Luis Regueiro. Luego vendrían muchos más, hasta llegar a su época de presidente con los de Di Stéfano, Puskas, Domínguez, Santamaría, Gento, Rial, Kopa, Amancio, Pirri, Zoco…, y una lista interminable de jugadores españoles y extranjeros que darían un resultado brillante a la Sociedad.

De 1931 a 1936, el Real Madrid conseguiría importantes triunfos y Bernabéu sería uno de sus mayores artífices desde la Directiva. Tras el paréntesis de la guerra civil, Santiago Bernabéu se encontró un estadio en ruinas, una sociedad inexistente y un equipo desaparecido. El Madrid estaba a punto de desaparecer.

El 15 de septiembre de 1943 es una fecha histórica para el Real Madrid. Ese día, Santiago Bernabéu es elegido presidente del Real Madrid por unanimidad absoluta, cargo que no abandonó ya hasta su muerte. En su primera Junta como presidente, Bernabéu soltó: “Señores, necesitamos un campo mayor y vamos a hacerlo”. Algunos pensaron que se había vuelto loco. Pero, poco a poco, y a medida que se fue viendo que la idea del presidente podía ser un acierto, el entusiasmo prendió y no le faltaron colaboradores. Los terrenos estaban elegidos. El 28 de octubre de 1944 se iniciaban las obras del gran estadio. Y el 14 de diciembre de 1947, el nuevo Chamartín quedaba inaugurado oficialmente, ganando el Madrid en el partido inaugural al Os Belenenses por tres goles a uno. La “locura”, pues, estaba hecha.

El nacimiento de la Copa de Europa, que tanta fama ha dado al Real Madrid, tuvo en Santiago Bernabéu el principal valedor para que España estuviera en el primer Comité. “L’Equipe” y “France Football”, autores de la idea de la Copa de Europa de Clubes, escribieron al Real Madrid para saber si aceptaba la idea. El Club pasó la propuesta a los organismos competentes españoles, pero al no recibir respuesta, Bernabéu se desplazó a París con Raimundo Saporta y dijo sí a la propuesta. Y el Real Madrid fue incluido entre los 16 clubes de la primera edición, ante una UEFA que en principio se opuso, aunque más tarde hiciese suya la Copa de Europa, que al ganarla el Real Madrid en sus primeras cinco ediciones llegaría a ser llamada por los franceses “la Copa del Real Madrid”.

En 1940 contrajo matrimonio con doña María Valenciano, mujer ejemplar que desde entonces sería su compañera inseparable y gran seguidora de los equipos de fútbol y baloncesto. Doña María fue una esposa modelo para don Santiago, la que le animaba en los momentos de emprender las grandes obras y la que le consolaba cuando no todo salía como don Santiago esperaba. Su figura era popular, respetada y querida en todos los ambientes madridistas. 

El 23 de agosto de 1977 comenzó a escapársele la vida. Estando Bernabéu pasando unas cortas vacaciones en Santa Pola, se sintió indispuesto. El doctor Neira le atendió desde el primer momento, le recomendó descanso, pero a don Santiago no le valían recomendaciones. Contra todo consejo médico, Bernabéu tomó el avión el día 24 y se presentó en Madrid para asistir al homenaje de Manolo Velázquez. El esfuerzo le pasa factura y pocos días después es ingresado en la clínica San Camilo, donde tendría que permanecer cuarenta y dos días, y en la que el día 8 de septiembre se le sometió a una delicada intervención quirúrgica.

En noviembre de 1977, reúne a los informadores para darles las gracias. La Junta Directiva de la Federación Española acuerda conceder a Santiago Bernabéu la Medalla de Oro de la Federación. Y Su Majestad el Rey Juan Carlos I le recibe en audiencia en el palacio de la Zarzuela. El presidente del Madrid agradeció al monarca el interés que se había tomado por su estado de salud.

Según pasan los meses la salud del presidente del Real Madrid se va resquebrajando. Aún así, preside la cena de honor a los campeones de las distintas secciones del Club, celebrada el 8 de mayo, veinticinco días antes de su muerte.

El 29 de mayo se agrava el estado de don Santiago Bernabéu. Ese día el presidente se confiesa y el 30 recibe la extremaunción. Los días siguientes fueron de auténtica angustia para todos. El primer día de junio entra en un coma profundo. Se teme el fatal desenlace, pero su corazón resiste y resiste hasta que a las seis y quince minutos del viernes, 2 de junio, dejó de latir. A esa hora, en ese instante, moría don Santiago Bernabéu. 

La personalidad de don fue tan grande y sus éxitos tan rotundos que nadie se atrevió a competir con él en unas elecciones presidenciales. De los cerca de ochenta y tres años por los que transitó en esta vida, don Santiago Bernabéu ofreció sesenta al Real Madrid, primero como jugador infantil, más tarde como jugador del primer equipo. Luego, como técnico, secretario y directivo, y treinta y tres años y seis meses, como presidente.