miércoles, 28 de julio de 2010

¿Qué es la División Azul?

El 22 de Junio de 1941, las fuerzas armadas alemanas atravesaban la frontera soviética e iniciaban la llamada operación Barbarroja. Todas las naciones de Europa comprendieron la trascendencia del hecho; se iniciaba la lucha de Occidente contra el régimen soviético, anticipándose al asalto del Continente por el régimen criminal y opresor comunista. Tanto los países aliados de Alemania (Italia, Hungría, Finlandia, Croacia, Rumanía, Eslovaquia), como voluntarios de los países ocupados por las fuerzas del Eje (Francia, Bélgica, Holanda, Noruega, Dinamarca...) e incluso de naciones neutrales (Suecia, España), quieren participar en la lucha por la libertad de sus Patrias contra Stalin. Al paso de las potencias del Eje y otras neutrales, se unieron pronto aquellas naciones sojuzgadas por la URSS (Letonia, Estonia, Lituania, Ucrania).


El 24 de Junio de 1941 la juventud española, sobre todo estudiantil, desde diversos puntos de la capital de España inicia una manifestación (Fotografía de arriba) espontánea que avanza hasta concentrarse frente a la Secretaría General del Movimiento en la calle de Alcalá, en el centro de la ciudad, para ofrecerse en la lucha contra el Comunismo y pedir la participación de España en la cruzada antibolchevique y la defensa de Europa, para así devolver la visita hecha por los soviéticos en 1936/39.

El Ministro Serrano Súñer les habla: 

"Camaradas: No es tiempo de discursos. Pero es el momento de que la Falange dicte su sentencia condenatoria: ¡Rusia es culpable! Culpable de nuestra Guerra Civil. Culpable del asesinato de José Antonio, nuestro fundador. Culpable del asesinato de tantos camaradas y de tantos soldados que cayeron en la guerra provocada por la agresión del comunismo ruso. La destrucción del comunismo es condición necesaria para la supervivencia de una Europa libre y civilizada".
Inmediatamente se toma la decisión de enviar al frente ruso una división de voluntarios y se abren banderines de enganche en toda España. A esta llamada acuden decenas de miles de voluntarios que pugnan por el privilegio de ocupar una de las 18.000 plazas que tendrá la unidad. Estudiantes y catedráticos, obreros y campesinos, altos cargos del Estado y de la Falange, militares, muchos de los cuales al no tener plaza de oficial se alistan como simples soldados; hasta presos políticos que, juntos, constituirán la División Española de Voluntarios, llamada División Azul por el color de la camisa de la Falange y cuyos miembros son mayoría en la unidad.