miércoles, 23 de junio de 2010

La gran mentira de Fernández de la Vega.


María Teresa Fernández de la Vega, en uno de sus viajes por Hispanoamércica, acudió un día al Congreso de Paraguay, para la inauguración de un seminario internacional sobre el Bicentenario de la independencia de esta república. El presidente de la cámara, Miguel Carrizosa, presentó a De la Vega con un repaso de su curriculum, en el que citó que su padre fue "un alto funcionario del Ministerio de Trabajo durante el Franquismo". Algo que no gustó nada a la vicepresidenta, que comenzó su intervención corrigiendo este supuesto gazapo: "Para que quede en la historia, quiero señalar que mi padre fue un represaliado del Franquismo, no un alto funcionario de él".

Es verdad que Wenceslao Fernández de la Vega Lombán fue alto funcionario en la República (1937), que después fue depurado y perdió dos tramos del escalafón, pero fue rehabilitado en 1955, año en el que Franco, a propuesta de su ministro de Trabajo, José A. Girón de Velasco, le nombró delegado de Trabajo en Zaragoza. Fue delegado provincial de Trabajo con el ministro que sucedió a Girón, Fermín Sanz Orrio y fue destituido por Jesús Romeo Gorría en 1963.







No hay comentarios: