domingo, 21 de febrero de 2010

Correspondencia Emilio Mola- José Sanjurjo (3).

3ª Carta.

Madrid 10 de septiembre de 1934

Excmo. Sr. D. José Sanjurjo Sacanell

Monte Estoril

Mi querido general y amigo: a su debido tiempo recibí su grata del 16 pasado, y como todos los años por esta misma fecha me dirijo a Vd. para reiterarle mi pésame por la trágica muerte del pobre Pepe (q.e.p.d.)

Acierta Vd. al decir que tanto el socialismo como el separatismo han de acarrear grandes males a España. Son éstas dos enfermedades nacionales que, al estado de virulencia que han llegado, no va a ser posible atajarlas ni con fórmulas ni con paños calientes. A mi me preocupa mas el socialismo que el separatismo, por la labor de captación que se esta haciendo entre la infancia debido a que la mayor parte de los maestros actuales, por su procedencia de las bajas capas sociales o por haber sido nombrados en tiempos del gobierno Azaña, son foribundos extremistas: veremos como se manifiesta la juventud a la vuelta de diez o quince años.

En cuanto al separatismo, su mejor remedio ha de ser a la larga, los propios estatutos; pues si bien las campañas de emancipación las inicia siempre la burguesía del brazo de los clérigos, luego son los del bando contrario los que las aplican y explotan. Vea el caso de Cataluña, en donde las comparsas de Gambs, Ventosa y compañía son los que ahora han venido a Madrid a pedir protección.

Otra preocupación -y esta afecta directamente a la integridad nacional- es la indefensión en que nos encontramos para hacer frente a los peligros interiores y exteriores.

Hay que confiar en que antes de que se produzca una situación irreparable, Dios o el Diablo nos depare un gobierno enérgico capaz de meternos a todos en cintura y echar los cimientos a la nueva España.

En fin, mi general, siento no poder darle mejores impresiones. Póngame a los pies (q.b.) de Maruja, besos al pequeño y Vd. reciba el afecto de su antiguo amigo y siempre subordinado.

Firmado: Emilio Mola

P.D.: En este momento -cuatro y media de la tarde- me avisa un periodista de que se ha dado orden por el Gobierno de incautarse de los servicios de Orden Público y Seguridad de Cataluña. Dignamente ningún Gobierno podra tolerar la actitud de los mangoneadores "esquerristas".